jueves, septiembre 14, 2017

¿Cómo abrir la puerta hoy?




Con otro acto
confinó a lo mismo
una traición

¿Cómo abrir la puerta hoy?
y surge el por qué
no podría haberse abierto ayer

Dio lugar al exilio
voluntario
y sumiso

Eso rompe la carne
rasga el alma
deja todo herido

¿Cómo reparar
un acto fallido?
¿haciéndolo omiso?




martes, octubre 01, 2013

Roturas

Siento roturas en el pecho. 
Como un astilla-miento general del corazón y un desgarre en la entraña, 
algo así como el sentimiento de ser arrancada....de ti, 
de la tibieza de tu vientre y la dureza de tus brazos, 
de la dulzura de tus ojos y la crueldad de tus palabras. 

Un arrancamiento más. 
Otra historia que olvidar.
Un sentido nuevo por buscar. 
De las historias 
Arrancamientos todas
Para empezar se unen 
Se saturan 
Finitas, acabaduras, envolturas
Que a ratos cobijan 
y a veces asfixian. 




martes, septiembre 17, 2013

De la memoria de cada uno a las memorias que deja registradas.
Uno, ese que registra lo que siente, percibe y elabora. Otro, ese que registra lo que sentiste, percibiste y elaboraste... o no.  Otro, ese que no puede sentirte, percibirte y menos elaborar tu presencia en su existencia.
De la memoria de cada uno y de las entendederas de esos otros. Cada quien su historia y para qué la crea.

viernes, septiembre 13, 2013

No tengo más historia que la que albergo en mi cabeza y en el corazón.
Son palabras lo único que tengo para dar cuenta de mi paso por este mundo.  Las imágenes que disfrazadas  se tropiezan por salir, dando voces de mis sueños, voces que repito los lunes al iniciar la tarde,  como en un hueco. 
Un hueco como el que muchas veces siento, que halla cabida en los juegos, en las voces de los muñecos, en las voces de los que escucho, en la ausencia de palabras de los silencios. 

Un hueco que he llenado de cositas infinitas que van dando sentido al sinsentido como las hojas de la albahaca o el romero o la lavanda.  Como ver restaurarse el árbol del olivo o desaparecer el ave que dejó el nido. 
No habrá con qué llenarlo sin que vuelva a sentirse vacío... como el amor, un vacío. 

domingo, agosto 25, 2013

Como sí...

Fue cómo sí hubiera vivido el sueño más anhelado... Que paso de pronto a pesadilla. Desabrigo

martes, mayo 22, 2012

El ropaje de mi cuerpo


Esta mañana mientras pensaba en ti, como todos los días cuando amanece y después de sentir la caricia del agua en mi piel, me he quedado en un pensamiento: el ropaje de mi cuerpo era tu cuerpo.

Y el vestido me fue arrancado repentina y sorpresivamente. Me he quedado muda con mis sentimientos a flor de piel, con la carne viva,  al descubierto ante tus ojos y sorprendida por la mirada de todos… desnuda, mostrando mi vulnerabilidad a tu dureza, mientras aquello que fluye de ti, cae en un abismo en silencio.
Aquello que fluye de ti que yo quiero en mi vida para ponerle palabras de amor, con esa misma calidez y dulzura que aun recuerdo como el sabor de tu cuerpo, ropaje del mio, cuando llenito de estrellas se mostraba el cielo.

 





domingo, abril 08, 2012

De los des-encuentros




Por más que pienso no encuentro...
las formas en las que pueda asegurarme de llegar a tus sentidos y de ahí, a tu pensamiento.   Seguramente estoy ahí, lo siento. 

Somos diferentes,  asumo que distintos hemos sido convocados en el mundo y a veces entiendo.  Lo que pasa es que hay algo que no pasa por el sentido, vivimos todo el tiempo en un encuentro que intenta ser (des)encuentro.

Me desgasto pensando esto: Tanto que me gustas y tanto que te quiero y tanto que no quieres dejarme decirlo, que me he prometido morderme los labios antes de decirte palabra alguna del amor que siento.

Amarro mis brazos para no cobijarte en ellos, paralizo mis manos para que no se atrevan a tocar tu velo que cubre lo que no quieres decir ni hacer sentir.  Ato mi vida a un poste secreto, evado la fuerza de mis piernas, el brillo de mis ojos, la fantasía de mi deseo, la sensualidad que me permea, las palabras que me muestran como soy. 

Es, es breve... sólo te anhelo. ¿Qué hago con eso?






jueves, septiembre 01, 2011

A´m acord Tengo un plan

Ayer no recordaba cómo decirlo. Hoy me acuerdo y lo puedo decir. Pero además recuerdo, otra cosa, otro olvido que tenia en el cajón, tengo un sueño, un plan, un proyecto. 

viernes, marzo 11, 2011

No existe, lo invento.

A veces me siento inundada en un mar de merengue y miel;

parecen arenas movedizas
parece que me hundo y que no podré volver a salir a tierra firme.
A veces siento que es un lecho precioso donde me puedo mecer suavemente contigo y gozar por unos momentos. Otras, es como un agujero en el tiempo.

A veces siento que el preciso precioso momento se convierte en un odioso tormento.
A veces creo, pienso y siento que la libertad se me escapa y me vuelvo presa de la culpa por este invento nuestro.

Amoroso intento que va de un sí quiero pero no puedo, a un no quiero pero sí puedo, de un no quiero y no puedo... y de ahí a un... ¿qué puedo?


Y la vida fluye y el amor no existe...

No hay tal complemento, no hay tal sentimiento...
Yo lo invento y me permite llenar el vacio que –en ocasiones- padezco.

domingo, diciembre 26, 2010

De quién hablo mientras hablo?

¿De quién hablo mientras hablo? De un trasmutado racimo de sueños de mis ancestros, de un milenario mito que habita en mi cuerpo, de mil estrellas que han transitado los siglos que llevo viviendo, de las oscuras aguas del vientre materno, de los enormes brazos que me han acunado en otro tiempo, de la voz masculina que me protegió de un mal sueño, de los dulces cantos que acompasaron mi cuna, de la luna y los días de tanta avaricia, de tanto egoìsmo, de mucha miseria... de los días del sol que silente calienta mi lecho, de las noches que oscuras abrazan mi sueño... ¿quién habla en mi? El canto que habita mi cuerpo, la voz que dulce pregona que ama, el corazón que hoy de nuevo se amuralla... ¿quién lo dicta?  Yo,  no quiero.

sábado, diciembre 25, 2010

Construcción, sentimiento, objeción...? el amor...

Hoy, este dìa particular, dìa que cantan los cristianos al amor, ¿qué es el amor?... Cuestión semántica o de construcción.  Cuestión de piel, de química, de neuronas y hormonas, de identificaciones y primeros remedios. Cuestión de falta, de ausencia, de anhelo... de deseo, del más grande deseo. El amor, a sí mismo, antes del amor a los otros. Lo conozco, lo sé, lo planteo y lo ofrezco, lo compendio, lo platico, lo comparto y lo entiendo en otros viviéndolo. Y yo... yo para mi no lo entiendo.

Y... ¿cómo dice...?

Escucho lo que quiero, divierto las palabras, las secciono y las oblicuo, las reduzco y las aumento, les pongo letras y símbolos antiguos, reminisencias del amor por ahí furtivo,  las desdibujo en mi papel y las engrandezco en mi seno... en mi sentir que desea, en mi deseo que siente, en mi fragante piel que anhela.  ¿Cómo dice?... Casi no escucho, casi invento lo que mi sentido de oido transmite y no, mi cerebro no registra, es mi corazón quien transmuta y no escucha lo que le dicen y sólo se vuelve a cuestionar, tras un día lleno de cielitos tachados de estrellas, ¿cómo dice...?   No lo entiendo... no quiero entender que no puedo navegar por su cielo, que hay cosas que uno no entiende pero son, así son. Llegan de pronto, se asoman, se encienden, me encienden... saturan mi ambiente y luego, luego me doy cuenta que no hay cielitos tachados de estrellas, que sólo hay palabras que a veces lamento. ¿Cómo dice...?  Ah! ya entiendo, qué pena, que cielo tan negro. Mañana habrá nuevo viento.

miércoles, marzo 17, 2010

Diferencia fundarme y fundirme

No puedo explicarme… pero vivo re-fundida en este mar de in-explicaciones a las descripciones que hago de mis sentires.



Intento no dar demasiada importancia a este andar suplicante, trato de vivir sin explicar, tan sólo de describirme cada día de la mejor manera posible.


Pero hay algo que no deja de afectarme… que no deja de acuciarme… Un algo indescriptible que me molesta y me hace llorar.


Se hace imprescindible re-fundarme y no re-fundirme...  ¿Cómo...?

martes, febrero 02, 2010

Casimira Casino

Necesita unas lentillas para poder ver bien,
No vaya a ser que se vaya de... pico y...
Se lastime de nuevo el corazoncito...

Casimira Casino anda contando quedito,
Anda andando a pasitos
Pues tiene un dolor escondido.

Casimira Casino es una niña bonita
Que tiene una linda boquita
que quiere decir cosas tan lindas.

domingo, enero 31, 2010

Chispitas

De enojo, de lluvia,
De vida, de luz
De sol para calentar el alma.
Chispitas rojas del corazón
De ira, de fuego
De pasión, de deseo
De ganas de vivir: todas
Chispitas de cambio:
De rojo el dolor
De sangre el corazón
De necia la desilusión

La vida en una chispita..

viernes, enero 29, 2010

Looking for something

¿Cómo se llama lo que siento?
¿Cómo existe algo que no nombro y tampoco pongo al viento?
¿Cómo... cómo juego, con esto que está punzando desde el centro?
Caramba...
El corazón está un poco tieso,
¿Habrá remedio para eso? 

sábado, enero 16, 2010

Septiembre 2009.
Carta escrita a mi amigo Horacio en un día desesperado.

Querido amigo,
A veces cuando hay tanto que contar prefiero el teléfono… Este día mis emociones amanecieron alborotadas, otro tanto se han puesto en el camino pues las calles están húmedas y las gotas de lluvia parecen confundirse con mis lágrimas. He llorado esta mañana. Odio lo que las mujeres del clan me enseñaron acerca de los hombres, estoy molesta por eso. Yo no lo solicité y sin embargo, mi madre juró que mi padre era como un bonobo y yo lo aprendí.
Y ahora, mira la consecuencia, así vivo, buscando insistentemente en las palabras de los hombres una señal de que son humanos y hombres íntegros, con quienes pueda tener algo más lindo que un viscoso beso en donde las luchas internas entre ambos se confundan con amor.
Paradoja ¿no? C’est la vie.
Pero bueno, es también agradable escribir, aunque la voz, podría haberme acariñado... Estoy pensativa pensante pensadora esta mañana y no contestas...
Te mando un abrazo,

Hay diferencia entre

(Escrito en junio de 2009)

... "ya no quiero vivir..." y "ya no quiero vivir ... así" hay una diferencia y distancia significativa. Prefiero decir ya no quiero vivir así... y seguir viviendo. Hoy es un día difícil, por eso dije ya no quiero vivir.  Mañana no sé, tal vez diga, ... así.

No sé... jugando

(Escrito en junio 2009)

No sé, o no se...


No sé... ¿nos extrañamos?

No sé ¿o nos evitamos?

No sé o nos editamos...  Jugando con palabras.

Riding low

(Primer domingo de diciembre 2009)
Cabalgando con mis piernas sujetando fuertemente su cuerpo,

vibrando a ritmo lento,
subiendo la velocidad y el aliento,
respirando fuerte con el roce de su pelo
bajo el sol, entre las sombras, en el campo y en el cielo.


Riding low... ¿Y si me pierdo?

Un beso de fresa y otro de chocolate

¿Cómo es un beso?
Ardiente, dulce o travieso...
Celoso, apasionado y desorbitado,
Doliente, sufriente y enamorado
Amoroso, dulce y acendrado
Cálido, fuerte y sostenido


¿Cómo quiero un beso?
De chocolate con fresa adornado con los ingredientes anteriores...

Paradoja

María Magdalena de los Honores. Pátzcuaro, Mich. Enero 01, 2010.
Un gusto conocerte mujer de piel morena y labrada por el tiempo.
Tu cara bonita y sonriente se queda en la sombra y el frio cada día, cuidando de un hombre judío,
sangrante y doliente que te pide misericordia.
¿Alguien podría bajarlo de ahí?  Los que sus pecados en él posan, habrían de bajarle, hacerle descansar. 
Pero tú, mujer bonita, sacrificio de vida, a tu marido que pegaba pero te quería bonito y a tu hijo que se te fue ¿por qué has de cuidar en tanto frío y sombra al señor de la misericordia?
María Magdalena de los Honores. En tu honor escribo. Fue un honor conocerte.

sábado, diciembre 19, 2009

Deseo de... de ilusión ilusoria ilusionada y conocida como tal...

Pensando en los últimos aconteceres de la vida... en tu deseo y el mio.
Deseo tu deseo, deseo la ilusión que me provoca la cercanía de tu cuerpo, palpitante y vibrante cerca de mi piel marrón por el sol del domingo.  Soñando contigo, plantada al sol, sin camisón y con canción... Buscando en mi mente  la imagen de tu rostro. Del anhelo del beso que no se dio se hace la canción y busco en los atardeceres las letras que evoquen la palabra para describir este deseo... deseo de tu deseo, deseo de mi deseo, del cumplimiento de los dos.

domingo, octubre 25, 2009

Los aullidos

El dolor, los aullidos, los gritos y la cara plasmada de melancolía.
La desesperanza, el olvido, no me acuerdo, no pasó nada, los niños, la vida continúa, perdona, la familia, unidos, no te hice nada, yo fue la víctima no tú, o la bebes o la derramas, la vida es así, ya pagaron su culpa, ya pasó todo. No te acuerdes, no pasó nada, no te acuerdes, no pasó nada, no te acuerdes... si pasó algo... Por eso el silencio y las peticiones de olvido, de perdón, de calma.
La rabia no encuentra salida, no entiende de perdones, no sabe de olvidos... está presente en cada día... la rabia que ataca contra mí misma, la rabia que me inmoviliza, la rabia que me espuma la boca para acallar las palabras.
La vida continua, no te puedes quedar estancada... Y volteó al espejo y me miro y repregunto, ¿por qué? Solo el silencio ... tal vez la respuesta yo la tengo... tal vez... Continuo, camino, salgo, hablo poco, asumo mucho. Me planto en un mundo donde solo tenga que ver, oir, callar... caminar y caminar, sin rumbo ni sentido. Eso me salva, caminar.
La rabia me hace morder, siempre a la misma persona y en el mismo lugar. Convulsiono a diario, me azoto contra mi propia carne. El lugar del castigo: mi cuerpo, los dolores, los horrores de sus amores se enquistan en mi rostro. Me vieron la cara. Siento que se me quema la frente, viví la afrenta que más dolió en mi existencia.
Traición. Se llama traición... aunque no registres esta palabra, a ti te digo que se llama traición y sí sucedió, y si quisiste hacerlo y sí me hiciste daño y no te doy perdón.
Los lamentos habrán de persistir conmigo hasta el final de mis días, la rabia no, esa la cedo. Es para ti.

Personaje misterioso


En este tiempo he de recordar los títulos que han perseguido mi existencia. La constancia de mi necedad me abruma pero no puedo contra ella. Siempre clamando con desesperación para que un algo o alguien vuelva, que no se vaya, que no abandone su estancia conmigo, que me ame, que me permita amar.
Una pregunta ronda mi existencia, saber quién será ese personaje misterioso que da vida a mis cantos inflamados de una petición siempre en clamor y con rostro lloroso. Personaje que da lugar a mis letras suplicantes y melancólicas, que inspira los aullidos dolorosos que yo hago.
¿A quién ruego no te vayas, quédate conmigo? ¿A quién aviso que si no vuelve no habrá vida? ¿A quién anuncio que si no está no sé lo que haré...? ´No sé... no sé si quiero saber... tal vez sea alguien lejano que ya ni está en la tierra y tan sólo existe en mi corazón. Pero, ah, eso sí, qué bien amado es...

miércoles, marzo 04, 2009

Del corazón de hojalata


Leí el post de hace unos días. Y hoy descuartizo el texto:
Corazón
Sangre
Cordial
Hojalata
Puerta
Dedo
Cortar
Rojo
¿Qué pasó ese día en realidad? No sé aún, pero sucedió. Y lo que sí tengo claro es el dolor... que no escribí... dolor por omisión?

Un corazón de hojalata

Un corazón de hojalata
Mar 2, 2009, 10:00 am

Temprano en la mañana me hallé en el camino con un corazón de hojalata.
Salía de prisa para iniciar la vida cotidiana, de prisa como suelo hacerlo y distraída abrí la puerta de donde pende un rojo corazón de hojalata, no sé cómo ya no entiendo y me corté el dedo, precisamente el dedo cordial... del corazón herida... del corazón la sangre, hoy fluyó y causó dolor. Pero no pienso alejarme de los avatares del amor ni quitar mi hermoso corazón de hojalata de la puerta ni mi palpitante corazón de mi cuerpo...
Seguí mi camino, puse un alto al sangrante dedo cordial con una bandita y vuelvo a caminar... a andar... por la vida con las palabras en la mano dipuestas para aquel otro ser humano que voy a encontrar. El dolor... la canción del corazón... podrá cambiar.

miércoles, febrero 18, 2009

martes, febrero 17, 2009

Hoy no es como ayer.

Es común escuchar hoy como ayer. Yo decido para mi: Hoy no es como ayer. Esta es otra historia. Un sinfin de caminos para recorrer con los ojos abiertos.

miércoles, febrero 11, 2009

Los Orificios III El final.

He muerto, la que le escribía murió; la que suplicaba y se entretejía con su falso cobijo murió. Soy otra, la que ahora se despide y le escribo en su nombre para decirle que ya no queda ningún resquicio de aquellos orificios y por lo tanto ya no habrá con quien jugar. Esta vez señor no podrá verme por la noche para mostrar su desprecio; porque ¿sabe? Los orificios se llenaron de luz, de alegría y de amor; no, no piense que estoy enamorada de otro y que lo único que hice fue trasladar mis amorosos pensamientos y sentimientos a otro ser; sí estoy enamorada pero de lo que yo puedo hacer y de lo que yo puedo dar. Ahora no más palabras, no más sangrientas luchas, no más silencios interminables. La vida inicia de nuevo y con ésta vendrá otra ilusión o muchas más, de las que tendré que hacerme cargo y no permitir nunca más que los orificios se llenen de odio y de sangre, de mal y de oscuridad. Nunca más.

Los orificios II Desconcierto

Escrito en el año 2007. Continuación de la publicación Los Orificios (Simulacro de un cuento del año 2005).


¡Caray! Por más que pienso y repienso no logro recordar qué hice mal.
Yo estaba en la rueda de la fortuna, colocada en la cima, levantando los brazos y dando gritos de alegría, incluso había momentos en que los que me veía tratando de levantarme del asiento para demostrar mi júbilo. Y ahora, señor, qué pasó, no entiendo. Porque de pronto, la rueda de la fortuna se desdibujó, no había tal, sólo persistía yo en el aire, levantando los brazos y dando gritos de dolor, conmocionada al darme cuenta que la estructura del juego de feria había desaparecido y que a pesar de levantar los brazos, mi ser completo iba cayendo rápidamente. No era la fuerza de la gravedad la que me conducía al choque inevitable contra una dureza indescriptible. Era la desilusión, el desamparo, y el choque era contra la realidad.
Señor, tantos intentos y sigo sin lograr un final de juego con una puntuación honrosa a mi favor. Estos últimos días creí, en vano ahora lo veo, que el destino tomaba el rumbo que yo anhelo. Juraría que ya casi llegaba el brillo del amor verdadero a sus pupilas. Pero no, me equivoqué. Ahora que trato de buscar una respuesta creo que el destino se ensaña conmigo y que me hace ser cada vez más vulnerable a estos desatinos de la fortuna. Quizá es por eso su enojo, al principio en grito, después en respuestas desazonadas y por último con su pomposa indiferencia. Y como consecuencia de su enojo e indiferencia me caigo nuevamente y quedo revestida de otra capa de vulnerabilidad. Quizá esas capas sean lo que me aleja de usted y de todo lo que usted significa para mí. En ese caso estoy enredada en un cuento de esos “de nunca acabar”.
Ayer aun me sentí llena de energía y tenía mil planes para los próximos días, pero hoy los veo lejanos, imposibles, no puedo moverme, la caída ha arruinado todos mis esquemas. Mi cuerpo se siente falto de aliento, de gusto por la vida. Respiro trabajosamente.
Esta madrugada, abrí los ojos a mi realidad, y lo vi a usted durmiendo, descansando, lejos de mí, dándome la espalda. No pude evitar llorar en silencio. Al llanto se ha sumado el fluido de los orificios, creí que se estaban sanando pero hoy se han esforzado en que yo ponga los pies en la tierra nuevamente. Usted tan sólo ha vuelto al jueguito ese en el que yo no puedo ganar.
Pero lo que me causa el más grande desconcierto es que usted permanece ahí, no se va aunque se nota que no quiere estar y le hago sufrir desatinos con esta obsesión compulsiva que me aqueja. ¿Será acaso que siente usted lástima de mi o de usted mismo? Me pregunto tantas cosas y no me doy respuestas porque tengo miedo, ¿sabe? Mucho miedo de darme cuenta de que el sufrimiento que siento con su desprecio es vital en mi existencia, o tal vez miedo de que usted sea el mismisimo caudal de sangre que me circula por las venas y se sale por los orificios, o tal vez usted sea en mi vida no el que hace los orificios sino el que los llena de desprecio. No sé, tal vez, quizá…

martes, septiembre 25, 2007

¿Locura o desacuerdo?

Después de escuchar psiquiatras, psicólogos, antropólogos y demás hombres de ciencia estudiosos del ser humano, me pregunto si este tema de la locura no es tan solo una manifestación de desacuerdo con los tantos reglamentos y normas sociales que nos son impuestos...

miércoles, abril 05, 2006

Buscando qué hacer

Nada, que no puedo decir que estoy triste, porque la tristeza no es propia de la gente bien. Tampoco puedo decir que estoy deprimida, porque la depresión es una enfermedad mental. No puedo decir que quiero llorar, porque las mujeres no lloran, son fuertes. No puedo reírme porque pensaran que he perdido la razón; ni bostezar, parecería que me ha invadido la flojera. Podría amar a alguien, pero no me acuerdo de los nombres y he perdido el directorio. Creo que lo extravíe a propósito…
Pásala si no, te quemas…
Hola, sólo así regresé al blog. Gracias María Elena por obligarme a escribir algo, aunque sea tarea.

Instrucciones del batón, 10 latinoamericanos.

a) Si recibes el batón, publica en tu blog una lista de diez latinoamericanos a quienes consideres importantes/relevantes/simpáticos, o simplemente chidos.
b) Pasa el batón a diez bloggers, cuyos links se incluyan al final del post. A esos diez bloggers, avísales con un mail o mensaje de messenger que incluya la siguiente leyenda: “¡Viva la Patria Grande!” y un link a tu blog.
c) Di de donde te llegó este batón, con un link al blog del que lo recibiste.
d) Da las instrucciones de este batón en algún momento del post.
El link del blog de María Elena Sarmiento, quien me pasó el batón:
http://malenasarmiento.blogspot.com/

No pongo links para pasar el batón, pues mis escritores blogeros preferidos ya están todos incluidos en las listas anteriores.

Mi lista.

1. Silvio Rodríguez. Conocido trovador, compositor-intérprete de sus canciones. Quien hace altar de la ganancia pierde la condición, la latitud, el puesto. Y pierde amor, pues la codicia muerde…

2. Salvador Allende. Presidente de Chile en la década de los setentas. Ya pusieron su historia y las razones por las cuales le eligieron, y que yo también considero.

3. Fito Páez. Canta-autor argentino. También ya hicieron su reseña, pero no puedo evitar mencionarlo.

4. Carlos Santana. Sin comentarios, basta escucharlo (bueno, a mi).

5. Rosario Castellanos. Poeta mexicana. Practicó con gran éxito todos los géneros literarios, destacándose especialmente en su obra poética que la ha convertido en una de las más altas representantes de México en el último siglo.Obtuvo importantes reconocimientos entre los que se destacan, Premio Xavier Villaurrutia 1961, Sor Juana Inés de la Cruz y Premio Carlos Trouyet.Toda su obra está recopilada en el libro «Poesía no eres tú».Falleció en Tel Aviv en 1974, cuando ocupaba el cargo de embajadora de su país ante el gobierno de Israel.

AGONÍA FUERA DEL MURO (Fragmento)
No te acerques a mi, hombre que haces el mundo,déjame, no es preciso que me mates.Yo soy de los que mueren solos, de los que muerende algo peor que vergüenza.Yo muero de mirarte y no entender.


6. Marcela Serrano. Escritora chilena. Ha escrito varias novelas con las que ha ganado premios en su país y en México. Las novelas de Marcela Serrano, son profundamente feministas, se parecen todas un poco.


7. Andres Henestrosa. Escritor mexicano con quien tuve oportunidad de conversar en cierta ocasión, vía telefónica, y que me cautivó por su plática.

Poeta, narrador, ensayista, orador, historiador, nació en Ixhuatán, Oaxaca, el 30 de noviembre de 1906. Hasta la edad de 15 años sólo habló lenguas indígenas. Andrés Henestrosa ha dado aportaciones destacadas al indigenismo.

Obras más destacadas: Los hombres que dispersó la danza (1929) de cuentos y leyendas de su tierra zapoteca, tomados del acervo popular. Tras su frescura tácita, late una orgullosa nobleza de su condición indígena, tan profunda como antigua. Su Retrato de mí madre (1940), es una la evocación filial, ajena a todo sentimentalismo.

8. Mario Moreno (Cantinflas). ¿Quién no se ha quedado atrapado en algún momento de su vida con una vieja película de Cantinflas?

9. Juan José Arreola. Todos deben conocer algo de este escritor mexicano, ¿no es así? Fue, en la vida cotidiana, todo un personaje con quien tuve oportunidad de trabajar y convivir durante cierta época de mi vida.

10. La Chilindrina. Sin comentarios.

martes, marzo 28, 2006

De mujeres y hombres.

Adelante, caminar sin dejar que la vista marque más de allá de los 180 grados permitidos. No voltear atrás, no dejar que el pasado me alcance y me embrolle en sus contingencias. Ese es ahora un nuevo método para seguir sin retraso.
He visto, en este tiempo que he dejado de escribir, un sinnúmero de vidas pasar a mi lado, unas más cercanas que otras, diferentes, a veces parecen trazar paralelas que al poco rato se alejan.
Los seres que he conocido en este tiempo han dejado experiencias, conocimientos de la vida que no desalojo desde la conciencia porque dejaron una huella. Mujeres sabias, mujeres necias, mujeres rabiosas, mujeres vulnerables, sentimientos alojados a flor de piel, que crean a veces caos, a veces contienda, a veces dan una mirada serena y otras fulminan en un ataque desesperado. Mujeres que van luchando conforme a su fuerza interior, que caminan despacio o quieren correr y tragarse la vida entera en un bocado.
Y los hombres... hombres instintivos, hombres pensantes, hombres lógicos, también furiosos, con los sentidos empañados por la ira, la sed de venganza, escondiendo a toda costa los sentimientos, la ternura, el dolor. Hombres, vulnerables, atacados por sus emociones y ahogados en ellas. Hombres desplazados, desalojados del lugar que les dimos... hombres enojados que nos encaran día a día.
Soy mujer...
Somos humanos sumergidos en nuestros mundos simbólicos, no hay razón que nos mueva completamente de lugar, no hay espacio donde no están nuestros afectos, los amores primigenios volcando hacia fuera, buscando donde... ¿y habrá encuentros?

martes, mayo 03, 2005

Orificios (Simulacro de un cuento)

Mire señor le voy a decir qué es lo que pasa. Estoy ahí porque quiero, nadie me ha forzado a nada. Con el vacío emocional que vago cada día, con los orificios en el cráneo, con la sangre fluyendo a borbotones, y el dolor enquistado en cada célula. El día transcurre lento mientras yo sigo soñando que en cuanto lo vea, descubriré en sus ojos eso que he estado esperando incesantemente, pero no llega, no existe, yo lo he idealizado, he creído que ahí en su interior hay algo para mí. Y solo hay la nada, para mí la nada. Le pido disculpas de antemano por haber irrumpido en su vida sin ser invitada.
Han pasado días inmensos que han construido años de frío mármol sobre mi alma, esa lápida que yo misma he aceptado cargar sobre mis sentimientos más profundos e intensos. A usted lo veo a diario pero no logro tocarlo, no logro llegar a ese lugar donde se albergan, si es que existen, sus emociones. Lo que pasa es que mire usted, yo lo he visto ser intenso, lo que no entiendo es porqué conmigo no quiere serlo. Supe alguna vez de ciertos amores que sostuvo, vi en sus ojos un brillo que yo, desde entonces, he querido causar en usted y por eso es que yo insisto.
En esta circunstancia no hay culpables, no hay delitos, no hay sino la búsqueda en el lugar equivocado. Lamento mucho turbar esa paz que usted ha logrado encontrar en sus inversiones económicas con mis tonterías sensibleras. Debo admitir que mi necedad ha causado serios conflictos en la seriedad y austeridad de sus emociones, ya que lo distraigo de lo que para usted es importante. Sin embargo, como un virus la euforia por querer encontrar amor me ataca y, usted, sin quererlo, ha sido el blanco de mis amoríos y sueños, la ilusión de mi erotismo inacabado, bueno qué digo inacabado, si ni siquiera lo he probado. Usted es el capricho por el que exhausta sigo viviendo y por el cual a diario le molesto.
Desconozco las razones por las que yo nací con deficiencias en el cerebro para eso del pensamiento práctico;  teniendo en cambio, exhuberancias en esto de los sentimientos. Reconozco que estos desequilibrios le han causado a usted serias complicaciones, ya que lo molesto exageradamente por tener un rato de pasión, por lo menos una vez en nuestra vida. 

Hoy, es uno de esos días raros en los que despierto sin la venda en los ojos, y me doy cuenta que los orificios sangrantes yo puedo sanarlos, el dolor puedo evitarlo, el vacío emocional yo puedo llenarlo. Es sólo cuestión de desprenderme de este capricho de mi alma e irme a buscar en el mundo otro loco como yo. Ahora lo único que pido es tener esa fuerza para hacerlo y no caer nuevamente en el juego que, creo que a usted le gusta, donde usted simula que todo está bien, y yo me ilusiono de nuevo, y sueño otra vez. Le cuento, que cuando pasa yo miro estrellas en el cielo y abrirse el horizonte como un infinito océano; pero cuando usted decide que se acaba el juego, yo vuelvo a abrirme los orificios y los hago sangrar hasta desfallecer. En mi lucha por la supervivencia es que lo molesto, lo incomodo, lo hago sufrir por mis exageradas pretensiones.
Yo hoy le pido a usted que me ayude a sanar las heridas crónicas no jugando de nuevo a que “aquí no pasó nada”. Piénselo, se evitará mis interminables monólogos donde le suplico y hasta le exijo lo que usted no puede dar. Esta vez sólo le ruego un poco de piedad y misericordia, que no es lo que yo deseaba, pero que a fin de terminar con mis ataques despiadados es necesario apelar a esos degradantes sentimientos para quien los recibe y altruistas para quien los dona.
A fin de no volver a equivocarme, en mi absurda mentalidad enamorada se me ocurre poner un final al juego, con una señal apropiada. Esta noche, cuando lo vea, tendré abiertos los orificios, sangrantes como siempre, y si usted los besa, sabré que me ama, cauterizará mis heridas y renaceré. Pero si usted, llega y, como suele ocurrir, me ignora, haré fluir el
rojo líquido hasta desangrarme totalmente y rellenaré de odio los orificios, con esos ojos lo miraré siempre... ya nunca le volveré a molestar... porque mi boca la sellaré con la indiferencia que usted me proporcione y mis cuencas vacías no lo podrán mirar.

martes, marzo 15, 2005

Un absurdo... otro



Delirantemente me he dedicado a perseguirme, sí, aunque suene extraño, ha sido mi última obsesión y aun no encuentro pistas acertadas que me indiquen por donde seguir. He vagado inútilmente en otros mundos, con otras gentes y no me reconozco entre ellas…no alcanzo a hacer contacto con los personajes encontrados. Intentando llegar a casa y verme ahí he pasado largos días de ausencia, con los ojos desorbitados, la mente revuelta, y el habla pasmada. Regreso con la esperanza de saber si aquí me encuentro, ojala…

jueves, febrero 17, 2005

Atrevimiento

Quiero atreverme a soñar y desmenuzar mis sueños, subirlos a la conciencia para jugar, para atraparme en un vuelo que no termine jamás.
Quiero atreverme a abrir el cofre de palabras que guardo dentro, desempacarlas y usarlas, comprenderlas y compartir.
Quiero atreverme a dejar mis miedos guardados en la lavandería para que se limpien y me dejen vivir sin ataduras, si tan solo fueran miedos primigenios sin las capas de lo que les he cubierto.
Quiero atreverme a escribir lo que siento y no buscar máscaras que solo muestren lo que no soy; quiero dejar de ser lo que otros quieren ver en mi, aunque algunos se asusten u ofendan.
Quiero atreverme a dejarme abrazar y yo también hacerlo, sentir la calidez de otra piel fundiéndose en la mia, perderme en el abrazo y vagar por el universo.
Quiero... y no hago otra cosa mas que desear lo que nunca me atrevo...

martes, febrero 15, 2005

Hoy quiero reir de mi misma ... reír con grandes carcajadas que me ensordezcan para no escuchar los ruidos de este mundo.